Fondue de queso

Cortar el queso en daditos pequeños, para que pueda fundirse lentamente.
Cortar el diente de ajo por la mitad y frotarlo por el recipiente donde se va a hacer la Fondue. Agregar el vino blanco y los daditos del Gruyere. Todo esto a fuego lento y sin dejar de mover con una cuchara de madera. Agregar enseguida los daditos de queso Emmenthal y sin dejar de mover, y con el fuego todavía al mínimo añadir el kirsch con la maicena disuelta previamente en él. Remover el conjunto hasta que quede cremoso. Por último, añadir la nuez moscada y la pimienta.
Servir en la mesa sobre un Rechaud (fuego portátil) con taquitos de pan. El pan ideal es candela semi-integral con mucha corteza, también barra de pan blanco o cubitos de pan tostados al horno.
Durante la comida, es importante ir removiendo al mismo tiempo que se mojan los pedacitos de pan ensartados en pinches o tenedores. Es importante remover el fondo, ya que puede pegarse y esto estropearía la fondue.

Detalles

Ingredientes

  • 300 g de queso Gruyere o Fontina San Gotardo
  • 300 g de queso Emmenthal, Gouda o Pategrás San Gotardo
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de maicena
  • 2 dl de vino blanco
  • 2 Cucharadas soperas de Kirsch (aguardiente de cerezas)
  • Pimienta y Nuez Moscada
Fondue de queso